AFAR podría tener que renunciar al local que el Ayuntamiento le cedió en Jovilma

Aranda | | publicada el 18 septiembre, 2012 a las 5:39 pm

Informa: Soraya Rodriguez

El próximo día 21 se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una efeméride que no llega en el mejor momento para la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de La Ribera y es que, a pesar de que el espacio en el que AFAR realiza su labor se ha quedado pequeño, cabe la posibilidad de que este colectivo tenga que renunciar al espacio de 180 metros cuadrados que el Ayuntamiento les cedió en los bajos del edificio Jovilma. El problema radica en que dada la situación económica de AFAR , la asociación no puede hacer frente a los entre 150.000 y 175.000 euros que costaría acondicionar el local. En este sentido, desde el Consistorio ya se les ha notificado que si en el plazo de un año no han ocupado el inmueble tendrán que devolverlo para que se le ofrezca a otro colectivo.Este contratiempo viene a dificultar todavía más la labor de AFAR que ahora mismo atiende en el Centro de Día de las Francesas, de poco más de 200 metros cuadrados, a 26 personas pero se calcula que la lista de espera asciende ya a 30. También se ha quedado pequeña la Unidad de Memoria y es que, desde la asociación calculan que, mensualmente, entre enfermos y familiares atienden a unas 250 usuarios. A todo esto hay que añadir que, a día de hoy, en AFAR no saben nada del convenio que firman anualmente con el Ayuntamiento.De todas maneras desde la agrupación siguen confiando en la buena voluntad de las personas y parece que funciona porque, por ejemplo, hace pocos días recibieron los 400 euros que recaudó la peña El Jarro gracias a su talanquera solidaria.Lo que tienen claro en AFAR es que hay que seguir trabajando por los enfermos de Alzheimer que en España suman ya más de tres millones y medio. En este sentido durante esta semana, coincidiendo como les decíamos con el Día Mundial del Alzheimer, se va a celebrar la semana dedicada a esta enfermedad. Esta misma tarde, a las ocho en la Casa de Cultura se presentará el libro Mi abuela no se acuerda de mi nombre, texto que refleja la visión del Alzheimer a través de los ojos de un niño. Mañana tendrá lugar a las siete en la cafetería Plan 37  la actividad Una tapa por un recuerdo en la que por hurgar en nuestra memoria AFAR nos regala un rico pincho. El 20 de septiembre se desarrollará la charla El maltrato familiar en el anciano con demencia, será a las ocho en la Casa de Cultura. Y ya el día 21, a las siete, se realizará una suelta de globos y la lectura de un manifiesto en la Plaza Mayor a las siete.

Etiquetas: , , ,