El coto de Quintanarraya enfrenta a la Junta Vecinal y a la Asociación de Cazadores de la zona

Aranda | | publicada el 12 marzo, 2013 a las 4:32 pm

Informa: Soraya Rodriguez

En 2007, la Junta vecinal de Quintanarraya decidió adjudicar el aprovechamiento cinegético  del coto de caza BU-10.399 a un particular por valor de unos 8.000 euros. Decisión que no gustó mucho a varios vecinos y cazadores puesto que, también se había presentado una oferta por 14.000 euros que, según han asegurado algunas fuentes a esta redacción, misteriosamente se retiró. En este sentido se presentó un escrito en el Ayuntamiento de Huerta de Rey, institución de la que depende la pedanía de Quintanarraya,mostrando la disconformidad por dicha adjudicación porque, si hacen cuentas, durante los cinco años que es el período de adjudicación, la Junta Vecinal dejó de ganar una cantidad considerable de dinero.  Además, según la persona que ha facilitado a esta redacción el escrito, cuando se han pedido explicaciones al alcalde de Quintarraya, éste no ha dado ninguna. Pasado el tiempo, el 12 de abril de 2012 se vuelve a adjudicar el aprovechamiento del coto a la misma persona, por algo más de 11.000 euros. En ese contrato, que como decimos data de hace más o menos un año, en el apartado de condiciones especiales, dice textualmente : “ la persona física o jurídica a la que se adjudique el arrendamiento cinegético deberá dejar cazar la caza menor a los cazadores locales todos los días hábiles de caza que marque la Junta de Castilla y León en todo el coto de caza menos en el paraje conocido como El Monte de Quintanarraya que los cazadores locales podrán cazar el primer día y el último día de los días hábiles de caza menor”. Pues bien, conforme a esa cláusula, la Asociación de Cazadores Nuestra Señora de la Antigua suscribió, a fecha 27 de julio de 2012, un contrato con el adjudicatario del coto, en virtud del cual se respetaba el hecho de poder cazar en el coto y, además, se abonarían al adjudicatario 40 euros por persona y año cinegético. Con todo esto, el 18 de octubre aparece un nuevo comunicado que, según nuestras fuentes, se coloca por todo el pueblo,. En él se dice que la Junta Vecinal y el adjudicatario del coto han decidido, con fecha 16 de octubre de 2012, que la caza menor en el coto quedará regulada, directamente, por la propia Junta Vecinal que será quien dé las autorizaciones y permisos para el disfrute de esa actividad. También se manifiesta que, únicamente podrán cazar los debidamente autorizados, en caso contrario, se dará orden al SEPRONA para que inicie expedientes sancionadores. Este escrito ha colmado la paciencia de los cazadores,  que a través de un documento dirigido a la Junta de Castilla y León, hablan de un posible delito de prevaricación por parte de la Junta Vecinal ya que, dice el texto: No se puede primeramente haber adjudicado el aprovechamiento de dicho coto a un particular y éste, mediante contrato privado, vender, previo pago de 40 euros a los cazadores locales para luego ceder dicha autorización a la Junta Vecinal habiendo sido adjudicado ya anteriormente”. Además, se dice que el adjudicatario podría haber incurrido en un delito de estafa. Pero ese comunicado de la Junta Vecinal, firmado por el alcalde, trajo más cola porque  la Asociación de Cazadores encargó un informe a un abogado, que fue remitido a la propia Junta Vecinal, en el que, efectivamente, se dice que esta entidad no puede conceder autorizaciones de caza. A día de hoy, según las fuentes consultadas, la situación sigue igual y los vecinos no pueden practicar la caza en el coto y no se ha recibido respuesta a los requerimientos de la Asociación de Cazadores. Sin embargo, esta casa se ha puesto en contacto con representantes de la Junta Vecinal que nos han atendido sin ningún problema y nos han comentado que no tienen constancia del malestar generado por el comunicado de octubre de 2012, ni tampoco del escrito dirigido a la Junta de Castilla y León ni del informe realizado por el abogado.

 

 

Etiquetas: , , , ,