Alerta Union Europea por transmision de enfermedades por garrapatas

Cultura y Sociedad | | publicada el 28 junio, 2010 a las 10:39 pm

Informa: Diario del Duero

Con la llegada de la primavera y el verano, aumenta el riesgo de presencia de garrapatas, parásitos externos artrópodos que necesitan adherirse a la piel de otros seres vivos para alimentarse y poder completar su ciclo vital y que actúan como vectores de bacterias y virus capaces de provocar enfermedades graves para el hombre.

La borreliosis o enfermedad de Lyme,  es la enfermedad transmitida por estos vectores más frecuente en España. Provocada por la bacteria Borrelia burdogferi y transmitida por la picadura de garrapatas del género Ixodes (I. ricinus principalmente en Europa), afecta anualmente en Europa a más de 85.000 personas (10.000  personas en el caso de España). Sin embargo los expertos coinciden en que su incidencia es todavía mayor, debido a que en la Unión Europea no está todavía considerada enfermedad de declaración obligatoria.

 La borreliosis  puede tener graves consecuencias en salud pública. Desde eritemas en piel, hasta  afecciones nerviosas, articulares y de corazón, son sólo algunos de los síntomas de una enfermedad que, además según determinados estudios, puede afectar especialmente a la población infantil, siendo Borrelia burdogferi la bacteria que con mayor frecuencia está implicada en casos de encefalitis y parálisis facial en este segmento de población. Otra de las enfermedades transmitidas por estos artrópodos es la fiebre botonosa producida por Rickettsia conorii que, habitualmente, tiene un curso benigno; sin embargo, un 10% de los casos pueden presentar complicaciones graves y hasta la muerte. La TBE (encefalitis transmitida por garrapatas), la piroplasmosis o babesiosis y la erlichiosis, cuya forma más grave cursa con convulsiones y hasta coma, serían otros ejemplos de enfermedades transmitidas al hombre mediante la picadura de garrapatas.

El calentamiento global permitirá la extensión en altitud y latitud de las poblaciones de garrapatas Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, la incidencia de la Enfermedad de Lyme se ha incrementado en toda Europa desde los años 90´ y se ha expandido notablemente la distribución geográfica de la enfermedad. “En Europa –explica dicho informe- la primavera comienza actualmente dos semanas antes que en la década de los 80´ y la duración de la época de máxima vegetación se ha prolongado, lo que supone un factor de importancia en el riesgo de presencia de garrapatas y, por tanto, en el incremento de incidencia de las enfermedades que transmiten estos artrópodos”.

 Además, el Centro Europeo para la prevención y control de enfermedades  (ECDC) acaba de hacer público un informe que concluye la relación directa entre el cambio climático y el incremento de densidad y expansión de la distribución de ciertas especies de garrapatas que actúan como vectores de enfermedades graves para la población.

El informe, que surge con el objetivo de planificar actuaciones que se anticipen a este posible impacto del cambio climático, especialmente en lo que a incremento de temperatura y la humedad se refiere,  en la difusión de enfermedades transmitidas por vectores, asegura que su distribución en Europa se verá ampliada en los próximos años, especialmente en sus límites latitudinales y altitudinales, apareciendo casos en zonas en las que hasta ahora no existían.

Esto se debe a que las garrapatas carecen de sistemas para regular su temperatura, lo que les hace extremadamente sensibles a los cambios ambientales. En el mundo se conocen 850 especies diferentes, todas ellas susceptibles de transmitir enfermedades al hombre, que se distribuyen geográficamente en función de variables climáticas y de vegetación.

Si bien es cierto que la mayor exposición a este tipo de enfermedades la presentan los habitantes de áreas infectadas, bosques y pastos, en nuestro país estos artrópodos vectores se encuentran presentes en todo el territorio nacional, a nivel de los parques públicos, jardines, piscinas e, incluso, en los hogares. Los veterinarios clínicos son pieza clave en la prevención Ante el incremento de incidencia y la gravedad de estas patologías, la Unión Europea ya ha alertado de la importancia de reforzar las medidas preventivas, mediante campañas de información al público general, estableciendo sistemas de vigilancia a través de una red de trabajo pan-europea y mediante la estandarización en los diversos Estados Miembros de los métodos de recogida de datos epidemiológicos.

 En este sentido, educar a la población sobre cómo protegerse de la exposición a vectores y controlar la presencia de los mismos en el medio ambiente y en los animales domésticos, principalmente el perro, es una tarea fundamental en la que los veterinarios clínicos son una pieza clave.

Etiquetas: , ,