Juan Vicente Herrera interviene en el 7º Debate sobre Política General

Cultura y Sociedad | | publicada el 23 junio, 2010 a las 3:00 pm

Informa: Diariodelduero.com

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha intervenido esta mañana en el Debate sobre Política General de la Comunidad que se ha celebrado en las Cortes de Castilla y León. Se trata del séptimo Debate sobre Política General en el que Juan Vicente Herrera interviene como presidente de la Junta. Les ofrecemos el principio de la intervención:

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN EN EL DEBATE SOBRE POLITICA GENERAL DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA

Cortes de Castilla y León, 23 de junio de 2010

Señor Presidente, Señoras y Señores Procuradores:

El Debate de Política General que ahora arranca en estas Cortes de Castilla y León abre camino a la recta final de la actual Legislatura Autonómica, y sobre todo se celebra en un momento marcado por muy serias dificultades e incertidumbres, que afectan directamente a cada ciudadano y a cada familia, y también colectivamente al conjunto de la sociedad.

La crisis económica y financiera, de origen y alcance mundial, y que aquí algunos quisieron negar primero y minimizar después, se ha manifestado finalmente entre nosotros como la más profunda de la que tengamos memoria, y está prolongando sus dramáticos efectos ya por tercer año consecutivo.

Por ello, afronto este Debate con voluntad de realismo, responsabilidad y acuerdo. Y pienso que éste es el tiempo del esfuerzo frente a la resignación, y de la imaginación frente a la rutina.

Necesitamos mucho realismo para saber y explicar bien dónde estamos exactamente, cuál es la verdadera situación, y qué podemos hacer para mejorarla. Necesitamos mucha responsabilidad para asumir los sacrificios y ajustes que sean precisos, y para no caer en el riesgo de  quedarnos sólo en el juicio de culpabilidad o en el puro reproche. Y necesitamos todo el acuerdo posible para definir y apoyar las claras prioridades que exige este momento, y para sentar las bases de una renovada confianza en nuestro futuro.

Por encima de cualquier otro, son tres los datos principales que definen, e incluso diferencian, la evolución más reciente de la economía española. En primer  lugar,  un  mayor decrecimiento, que  fue del -3,6% en 2009, al que ha seguido un tímido repunte en el primer trimestre de 2010 que nadie se atreve a calificar como definitivo. En segundo lugar, una mayor cifra de desempleados,  que superó ya en ese mismo trimestre los 4.600.000 parados. Y en tercer lugar, un enorme déficit público del 11,2% del PIB nacional. Los tres son los datos más elevados de todas las series históricas disponibles.

Esta situación está teniendo graves consecuencias sobre cada una de las instancias fundamentales de la sociedad: familias, empresas y administraciones.

Las familias, en un durísimo escenario de pérdida de empleos y de caída de rentas, de recorte de salarios y prestaciones, y de subida de impuestos, lo que tanto está limitando su capacidad de demanda y de consumo, y lo que encuentra su realidad más trágica en los 1,3 millones de hogares españoles en que todos sus integrantes están en paro.

Las empresas, con importantes descensos de sus ventas y producciones, que han provocado el cierre de tantas y tantas de ellas, y sufriendo muy serias dificultades de acceso a la financiación necesaria para acometer nuevas inversiones, e incluso para garantizar la mínima liquidez de su circulante.

Y las administraciones, abocadas a un horizonte inexorable de restricción presupuestaria sin precedentes. En el que puedo anticipar a Sus Señorías que, según las primeras estimaciones, el Presupuesto de nuestra Comunidad para 2011 podría sufrir una disminución cercana al 10% respecto al de 2010, lo que equivaldría a hablar de unos 1.000 millones de euros menos disponibles.

Etiquetas: , , , , ,