UGT propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y en la cohesión social

Cultura y Sociedad | | publicada el 5 abril, 2012 a las 12:29 pm

Informa: diariodelduero.com

UGT propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y en la cohesión social Las administraciones no pueden olvidar que 98.300 desempleados en la Comunidad no tienen ningún tipo de cobertura y se encuentran en riesgo de exclusión social Valladolid, 3 de abril de 2012 Los datos publicados hoy por el SPE relativos al mes de marzo llevan a Castilla y León hasta los 229.565 desempleados, 25.979 parados más que en marzo de 2011, lo que supone una variación del 12,76% frente al 9,63% nacional. Es el peor dato de la región de toda la serie histórica con la excepción de 2009. En cuanto a la contratación, ésta sigue descendiendo, concretamente en un 18,57% en datos interanuales lo que supone 7,48 puntos por encima de la media nacional (11,09) y sigue manteniéndose la precariedad. El drama que supone estar sin trabajo en Castilla y León es más acentuado para las 98.300 personas que no perciben ningún tipo de cobertura (el 43% frente al 36% nacional). UGT considera que hay que hacer una política económica adecuada para recuperar los niveles de actividad y del empleo. La disminución de 1.557 millones de euros destinados a las políticas de empleo pone claramente de manifiesto cual es el objetivo de este Gobierno: reducir el déficit público vía recorte de gastos para  poder presentarlo ante los socios europeos pero, en ningún caso, la creación de empleo. El Sindicato rechaza esta estrategia política y propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y una mayor cohesión social, lo que permitirá también ajustar las cuentas públicas. No se puede crecer a partir de recortes sin un Estado de Bienestar que proteja y favorezca la cohesión social ni, desde luego, desde el desequilibrio y la desigualdad.  Datos nefastos para Castilla y León los relativos al paro del mes de marzo de 2012 con 25.979 parados más que en marzo de 2011, situándonos en los 229.565, lo que dibuja un panorama desolador. Con respecto al mes de febrero hay 3.481 desempleados más. El de marzo es el peor dato en la región de toda la serie histórica, que comienza en 1996, con la excepción de 2009, para todas las provincias, sectores, sexos y grupos de edad. Los datos de contratación tampoco son positivos. En datos interanuales se han realizado 9.286 contratos menos que en marzo de 2011, lo que supone un descenso del 18,57% frente al descenso nacional del 11,09%. Además, la precariedad contractual sigue manteniéndose. No podemos olvidarnos de que el drama que supone estar sin trabajo, en Castilla y León es más acentuado para las 98.300 personas que no perciben ningún tipo de cobertura. El 43% de los castellanos y leoneses en el paro carecen de cobertura frente al 36% nacional La actual recesión económica ha dejado al descubierto que nuestra etapa de expansión se construyó sobre una estructura económica débil, Por lo tanto las reformas hay que concentrarlas en el conjunto de la economía; y la solución no se alcanzará, en ningún caso, con unos Presupuestos Generales del Estado como los que ha presentado el Gobierno. La desigualdad y el desequilibrio se hacen patentes en la contradicción que supone la disminución  de 1.557 millones de euros destinados a las políticas de empleo con la recientemente aprobada reforma laboral: no queda ninguna duda de cuál es el objetivo de este Gobierno, reducir el déficit público vía recorte de gastos, para poder presentarlo ante los socios europeos, y en ningún caso, la creación de empleo  Desde UGT expresamos nuestro rechazo sin paliativos a esta estrategia política, el mismo rechazobcontundente que ha mostrado de forma masiva la sociedad española, y se propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y una mayor cohesión social, lo que permitirá también ajustar las cuentas públicas. Sin crecimiento económico es imposible que se recupere el empleo; sin crecimiento económico no se podrán alcanzar los objetivos de ajuste de las cuentas porque se están ahogando los ingresos. No se puede crecer a partir de recortes. No se puede crecer sin un Estado de Bienestar que proteja y favorezca la cohesión social. No se puede crecer desde el desequilibrio y la desigualdad.