El Villa de Aranda fulmina al colista con contundencia

Deportes | | publicada el 11 diciembre, 2011 a las 7:08 am

Foto: balonmancangas.com

GecaSport/ Una gran actuación del Villa de Aranda le permitió llevarse la victoria de O Rosal. El equipo burgalés completó uno de los mejores partidos de la temporada, lo que hizo que lograra un cómodo triunfo en casa del colista. El Mecalia Novás se sintió inferior y fue a remolque en todo momento. Tuvo varios arreones, pero no le valió de nada.
El partido arrancó con superioridad burgalesa. El Villa de Aranda trataba de atacar una y otra vez mientras el Mecalia se conformaba con aguantar atrás y salir rápido al contragolpe. La defensa abierta del cuadro ribereño le hacía mucho daño a su rival, que no era capaz de atacarla con comodidad. Y tras un período en el que Martínez fue excluído, Ros aprovechó para dejar el marcador 4-7.
Con el paso de los minutos el Novás se fue rehaciendo. Martínez mostró a su equipo la forma de atacar una defensa abierta y el Mecalia se vino arriba. Sin embargo, la efectividad en ataque de su rival frenaba todos los conatos de remontada. Eso, sumado a un par de robos disparó al Villa de Aranda. Ros, Barba y Garza sumaron en ataques rápidos y la diferencia se fue a 8 tantos. Pedrosa, portero local, no parecía capaz de detener el vendaval visitante y encajaba un gol tras otro. Su homónimo en el arco rival, Amerigo, paraba todo lo que le llegaba.
Tras un par de tiempos muertos pedidos por el entrenador ruso Viktor Tchikulaev, pareció que el conjunto gallego se centraba un poco más. Y tras un par de pérdidas, 3 goles consecutivos del Mecalia en los instantes finales le permitieron llegar al descanso 14-21.
Tras el descanso todo siguió igual. No hubo posibilidad de remontada para el Mecalia, que salió sintiéndose inferior al igual que en la primera mitad. Aunque es cierto que la escuadra burgalesa se mostró más relajada a lo largo del segundo tiempo. Bajó un poco el pistón y se centró en mantener la ventaja. A pesar de ello, siguió robando balones y anotando al contragolpe, aunque su efectividad bajó. Ricardo Amérigo tuvo que emplearse mucho más a fondo. Tuvo varias paradas de mérito, y gran parte de la responsabilidad de que el cuadro gallego no recortase las distancias fue suya.

Etiquetas: , ,