Se rompe la racha (33-29)

Deportes | | publicada el 23 enero, 2012 a las 2:36 pm
Imagen de previsualización de YouTube

Informa: Juan Pablo Berdón

Fotografía: Iván Saeta

El Gijón Jovellanos llegaba a este partido tras más de un mes de parón recuperado de efectivos, especialmente destacable suponía la presencia del argentino Santiago Acetti, que volvió a punto tras desplazarse a su país natal en fechas navideñas con permiso del club. De hecho, el equipo local que dirige Alberto Suárez solamente presentaba una, aunque importante, baja para el enfrentamiento, la del lateral Álex Costoya. Por su parte, para el Villa de Aranda la visita a Gijón también conllevaba importantes atractivos para alguno de sus efectivos, como su técnico, Juan Moreno, que ya dirigiera al Covadonga hace varias temporadas; pero también para el lateral zurdo Iker Antonio, muy conocido por la afición gijonesa. Los de Aranda de Duero saltaron a la pista dispuestos a sumar la primera victoria del año 2012 pero se encontraron con un Gijón Jovellanos también muy fuerte que no cedió ni un ápice. Todo el partido fue muy igualado, pero los primeros minutos resultaron especialmente ajustados y los dos equipos consumieron muchísimos minutos para anotar con cierta regularidad. Eso era una buena noticia para el entrenador visitante Juan Moreno, que tenía las bajas en la portería de Miranda y Amérigo, y seguro que su sufrimiento en ese aspecto no fue muy alto. Con el paso de los minutos se fue viendo que los jovellanistas no andaban finos, pese a que trataban de mandar en el juego y en el ritmo, pero también que los asturianos les seguían a la zaga y su juego no era el más idóneo. El resultado estaba muy igualado y la desventaja nunca superaba el gol, hasta que con 10-9 en el marcador, el Villa de Aranda desplegó su mejor balonmano de la tarde para colocar un parcial demoledor de 1-6 que les colocaba el marcador muy de cara ante la llegada del último tramo de la primera. El técnico local Alberto Suárez agotó uno de sus tiempos muertos y el equipo local volvió a carburar ajustando el marcador una vez más. Con una escasa diferencia de dos goles se llegaba al descanso a la espera de una segunda parte emocionante. En el segundo periodo todo siguió de manera parecida con un Gijón Jovellanos muy enchufado pero sin poder desprenderse de un Villa de Aranda que, si bien no jugaba su mejor balonmano, sí se mostraba correoso y peleón, desgastándose generosamente en el esfuerzo físico. La portería local comenzó a ser un muro, con un Juan Gamallo que lo paraba prácticamente todo y, aunque Bozalongo seguía a muy buen nivel, lo cierto es que el equipo ya anotaba con tanta regularidad, pero todo podía suceder. A falta de cinco minutos, los asturianos, con un Pellitero enchufado, ganaban de cinco goles y eso resultó decisivo, porque aunque el Villa de Aranda peleó su suerte hasta el final, no pudo darle la vuelta a la tortilla una vez más, y acabó cediendo la derrota.

Etiquetas: ,