Victoria balsámica de la Arandina en su visita a Tajonar (1-2)

Deportes | | publicada el 23 enero, 2012 a las 1:41 pm
Imagen de previsualización de YouTube

Informa: Juan Pablo Berdón 

Fotografía: Iván Saeta

El conjunto ribereño sumó tres puntos de oro en su pugna por la permanencia ante un rival directo, como puede acabar resultando Osasuna Promesas. Sufrieron, no obstante, los de Zapatera para llevarse el triunfo a El Montecillo, puesto que tuvieron que remontar un tempranero gol del filial rojillo obra de Omar. Joaqui antes del descanso, y Vergara ya en la segunda mitad, dieron la vuelta al marcador y desataron la alegría en la expedición blanquiazul. El peor partido del Promesas en casa terminó, como cabía esperar, con una derrota, y merecida. Y eso que la Arandina fue uno de los rivales más flojos que han pasado por Tajonar. Sin embargo, la falta de acierto del filial hizo que el 1-0 tempranero de Omar no sirviera para nada. Ahora los rojillos deben pensar en la permanencia y olvidarse de cotas más altas. La Arandina, por contra, rompió con su mala racha de resultados y sumó tres puntos vitales que les permiten llegar al partido clave de la próxima contra la Real B plenos de moral. El regreso de Osasuna Promesas a Tajonar, tras dos partidos disputados a domicilio, no pudo tener un mejor inicio para los hombres de Merino. Apenas cuatro minutos después de pitarse el comienzo el Promesas ya ganaba por 1-0 gracias al gol de Omar. Calderón, que había botado tres córners seguidos, acertó en el último y envió la pelota a la testa del jugador de Avilés, que cabeceó a la red en plancha haciendo inútil la estirada de Álex. Tras el gol, Miguel Merino decidió invertir sus bandas pasando a Torres al pivote y a Calderón a la derecha, y el partido entró en una fase de ida y vuelta con la Arandina buscando a Vergara en punta, aunque sin fortuna. Pudo sentenciar el Promesas en una acción de contragolpe que acabó con pase de la muerte al capitán y pichichi del filial, pero Roberto Torres, ayer algo descentrado, remató excesivamente alto.
Sin embargo, lo que llegó fue el empate. Un error de la banda izquierda rojilla le dejó el balón a Víctor, que pasó en profundidad a Joaqui para que éste cruzase al fondo de las mallas en un gran disparo que superó a Elías. Jarro de agua fría considerable para el Promesas, que pese a todo no perdió la fe. Al borde del descanso, Manu se inventó una vaselina de espaldas que no entró por muy poco. La salida de vestuarios dejó una nueva ocasión diáfana para los de Merino en un medido pase de Roberto Torres a Manuel. Pero al ariete de Valtierra le ganó la partida el portero de la Arandina en una parada portentosa. Y, como había ocurrido con el empate, de esa jugada se llegó el segundo gol de los de Aranda de Duero, obra de Vergara. El atacante superó a Elías en la salida tras un bello pase entre líneas de Joaqui, ayer el mejor del equipo blanquiazul sobre el césped de Tajonar. Miguel Merino, viendo a su equipo por debajo en el marcador, optó por una táctica más arriesgada y quitó a un defensa para dar entrada a Mariano y ya el Promesas, que cuajó uno de sus peores partidos en casa, se lanzó a tumba abierta. Sin embargo, una nueva nefasta cesión de Marcos obligó a Elías a salir y zancadillear al delantero Zamora que se iba solo cara a gol. Expulsión justa. Ahí, con Mariano de portero, murió el partido. Tres puntos que insuflan nuevos ánimos a la Arandina de cara a la segunda vuelta.

Etiquetas: , ,