“Otro año, como es de ley, hace matanza el Virrey”

Con nombres y apellidos (vino, gastronomía y turismo) | | publicada el 23 enero, 2012 a las 2:08 pm
Imagen de previsualización de YouTube

Informa: Soraya Rodríguez

Foto: Beatriz Lucha

El pasado fin de semana tuvo lugar un evento con solera de esos en los que la tradición y la fiesta reúnen a grandes y pequeños, y de los que disfruta todo un pueblo. Hablamos, por supuesto, de esas Jornadas Rito-gastronómicas de la Matanza que, cada año, y ya van 38, organiza el Restaurante Virrey Palafox del Burgo de Osma.  Un evento que comenzó el pasado sábado y que continuará hasta el mes de abril, gracias al empeño del arandino Gil Martínez Soto que, desde hace décadas, lucha por mantener vivo algo tan nuestro como es la matanza. Cumpliendo con la normativa vigente, la matanza comenzó aturdiendo con una descarga eléctrica a Epi, una cerda de 110 kilos, máxima protagonista del evento.  Después, como se ha hecho toda la vida, se dio muerte al animal a cuchillo. Tras chamuscar a la gorrina se le colgó boca abajo para abrirla en canal, quitarle las vísceras y, a partir de ahí, habrá que esperar para probar ese magnífico embutido. Todo se produjo ante la atenta mirada de numerosas personas que se  dieron cita en la localidad soriana. Por cierto que hasta allí se acercó, también, una representación del Ayuntamiento arandino. Tanto nuestra alcaldesa, Raquel González, como el concejal de Desarrollo Económico, Javier Rojas, alabaron la labor de Martínez Soto. Y no hay fiesta que se precie sin pregón, en este caso el honor de ser la pregonera recayó en Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de nuestro país. Elsa cogía así el relevo de personajes tan ilustres como Camilo José Cela o Paloma Gómez Borrero. La periodista recordó pasajes de su niñez en los que la matanza estuvo muy presente y, cómo no, tuvo también palabras para el artífice de las Jornadas, llegó incluso a afirmar que, en ocasiones, deberíamos aprender del cerdo. Como curiosidad les contaremos que fueron muchos los que aprovecharon para visitar el Museo del Cerdo, que reúne en un mismo espacio cerca de 12.500 piezas relacionadas con el cerdo. Hubo tiempo, también, para nombrar a esos matanceros de honor, y todo terminó con una comida, a la que asistieron 600 comensales y  en la que se degustaron más de veinte platos. Ahora, según nos comentaba Martínez Soto, la vista está puesta ya en los próximos fines de semana, cuando serán los clientes los que juzguen las exquisiteces de la matanza.

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

Foto: Beatriz Lucha

 

Etiquetas: , , ,