El Consejo Regulador rechaza la posibilidad de crear un impuesto sobre el vino

Con nombres y apellidos (vino, gastronomía y turismo) | | publicada el 25 marzo, 2014 a las 2:14 pm

Informa: Soraya Rodriguez

baudilio consejoLa Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) ha mostrado su disconformidad ante la posible  creación de un posible impuesto sobre el vino, recogida en el Informe de la  Comisión de Expertos para la Reforma del Sistema Tributario Español que fue entregado la semana pasada en el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Dicho texto,  recoge una serie de recomendaciones para la reforma fiscal que está estudiando el  Gobierno. Entre las medidas que proponen está la de “considerar la posibilidad de establecer  un impuesto a tipo muy reducido sobre el vino, como recientemente se ha hecho en Francia”.  El informe incluye el vino en su apartado de propuestas sobre imposición de alcoholes y en ese sentido, propone, también, un incremento progresivo de los impuestos sobre el alcohol. Los argumentos que el informe emplea para justificar estas medidas son esencialmente dos: la necesidad de corregir los efectos externos negativos derivados del consumo y equiparar la realidad impositiva de este producto a países de nuestro entorno, hasta alcanzar la media europea de imposición sobre el alcohol.Los Consejos Reguladores, incluido el de la Denominación de Origen Ribera del Duero, consideran que esas propuestas “obvian la realidad del sector, cuyo nivel de consumo está entre los más bajos de los países de nuestro entorno, por lo que un impuesto que gravase el vino, por pequeño que fuera, sólo serviría para reducir aún ese consumo”.Partiendo de esa base, la Conferencia estima esencial tener en cuenta la realidad sociocultural y económica que el producto tiene en cada país. Además, opina que no se puede considerar el impuesto francés sobre el vino un referente para gravar el producto  en España. En primer lugar, porque dicho impuesto, que no es de reciente creación, no tiene fines recaudatorios, sino de control. Y en segundo lugar, porque precisamente el año pasado la movilización del sector francés permitió frenar una iniciativa del gobierno para imponer un impuesto al producto, precisamente por el grave perjuicio económico que tendría para un sector que está considerado patrimonio cultural y económico del país. En tercer lugar, CECRV entiende que el informe no respeta la categorización diferencial del vino dentro de las bebidas alcohólicas, en tanto que el vino está considerado como alimento por la legislación española.

Etiquetas: , , ,